es mejor que el viaje dure y que el ancla se lance cuando ya las fuerzas se han ido, cuando los suenos abandonen el alma, y no antes. Viajar para “extender la mirada más allá”, para vivir el asombro de lo nuevo, y para encontrarse con otras culturas, con otra gente, que reafirmen la certeza