AlaskaRuta, Galerias y Bitacoras

¡Y llegué a Alaska!!!!!!!

26 de julio 

Alistados bien temprano, el trio de Suiza, Norteamerica y Suramerica, tomamos una chalana para cruzar el rio y recorrer la famosa Top of the World Highway q nos llevaria a la emblematica Alaska, esta autopista es mayormente de tierra y va por la parte mas alta de una cordillera de montañas, bello escenario, pero reconozco q no me impresionó tanto como esperaba, por eso es bueno no tener expectativas, asi la vida te sorprende mas… Cruce de fronteras sin complicación, practicamente estabamos solos… en este cruce me encontré con una pareja de ingleses q con su carro MG descapotable de quien sabe q año, venian recorriendo toda america, salieron desde Ushuaia, Argentina hacia mas de 2 años, algo comun en los viajeros es la actitud, la mirada de abierta, transparente, el tiempo q tienen para compartir algo de su experiencia…la gente deberia lograr un mejor equilibrio entre placer y trabajo, en mi caso viajar y trabajar…creo q voy por buen camino.

Pararme frente al aviso de Welcome to Alaska, podria decir q fue indescriptible, pero no, una amiga lo describió perfectamente…

nada como vivir el cambio de estado de un sueño!!

Ver como la imágen sublime y etérea de un sueño se transforma en una realidad que invade los sentidos.... que se hace respirable... que penetra por los poros!!!” ana aleman

Tok, fue donde pasé mi primera noche en Alaska, chequeando el clima veo q el norte de alaska se pronostica como lluvia por una semana, asi q decido seguir via al sur, a la mañana siguiente los tres panas tomamos diferentes direcciones, Mack via el norte, a Prudhoe Bay a llevar las cenizas de su amigo, Stefan via anchorage a encontrarse con otros suizos y yo via Valdez, Alaska tiene solo 4 caminos y sabia q los volveria a encontrar…

La via a Valdez es increible, las rutas, las montañas nevadas, glaciares…el clima aunque frio y nublado, tuvo lo bueno de q no llovió como era el pronóstico,  cuando uno va en moto casi todo gira en torno al clima, es impresionante como se mira al cielo, es como volver a una navegación basica, aunque pensandolo bien, este tipo de viaje lo vuelve a uno asi, como cuando tengo hambre, duermo por cansancio o por la oscuridad, si llueve o se hace de noche busco refugio…no hay horarios de reloj, sino del cuerpo…

Valdez es como todo el sur de Alaska paraiso de pescadores, la abundancia de salmones y halibut entre otros, se aprecia al llegar a cada puerto y ver las enorme cantidad q sacan a diario, los cientos de tours de pesca, los torneos, en fin, se ve q es una industria q mueve mucho dinero.

Aquí cené en un pequeño café q resultó ser dueño un peruano, al oir mi mal acento ingles, me identificó como latino, y parece mentira como la distancia nos acerca, el hecho de ser del mismo continente suramericano y estar tan lejos de casa, hizo q nos trataramos como si fueramos vecinos de la cuadra, con una familiaridad reconfortante, como si fueramos panas de toda la vida y tuvieramos historias y cuentos q actualizar.

Por algún dato de camino agarre un pequeño tour para hacer kayak entre glaciares, una experiencia cromática, q tonos de azules!!!!! Q escenario tan diferente a todo lo q habia hecho, y esa calma q da el trasladarse sin motor… se ritmo pausado q da el tiempo de apreciar hasta el mas minimo detalle.

Algo q pega mucho por esta latitudes es q no hay noche, el dia rinde muchisimo, pero cuesta dormir en la carpa con tanta claridad, y hay q estar mosca con la comida, se puede pasar el tiempo y no darse cuenta q es tarde y todos los restaurantes estan cerrados, y termina uno comiendo un sandwich preempacado en un gasolinera.